Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Sábado 29 de abril de 2017
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Cintia Lepere
Capital Federal - Argentina
Hace tiempo me dedico a escribir textos breves, un género de la narrativa que los que saben llaman "prosa poética". Pero la inspiración, la imaginación y la palabra fluye sin respetar géneros ni formatos, sin conservar parámetros.
Producto de la imaginación de quien las escribe y presas de las palabras, las historias toman caminos pocos predecibles cuando son escritas.
"Imagen, distorsión, reflejo y realidad" es un cuento. Mi primer cuento. He decidido publicarlo de a poco, tal como lo fui escribiendo. Espero, lo disfruten...

www.cintia-enprimerapersona.blogspot.com

Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Febrero 2008
Inadvertido II
Inadvertido III
Inadvertido
Mostrar datos Enero 2008
Mostrar datos Noviembre 2007
Mostrar datos Octubre 2007
Mostrar datos Septiembre 2007
Mostrar datos Agosto 2007
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

14/01/10 | 02:38: maria del carmen croceri dice:
cintia cuanto talento ,cuanta fuerza interior,me sorprende tu literatura tan audaz,porsupuesto has crecido mucho desde aquel primer cuento que fue premiado en lollla secundaria. hoy sos una mujer
14/06/08 | 11:05: La Condesa dice:
Te invitamos a ver las últimas 2 funciones de La Condesa sangrienta de Alejandra Pizarnik en el Espacio Teatral del borde, chile 630 domingo 21hs, podes hacer tu reserva al 4300-6201.Apurate el libro está por cerrar sus páginas
16/09/07 | 19:56: LILIA dice:
bien por los opuesto.
Vínculos
En primera persona
Atlantes de papel Atlantes de papel
Adoctrinamiento, creación y tipografía en la Monarquía Hispánica de los siglos XVI y XVII

En este libro hallará el lector una serie de reflexiones alrededor del impacto de la cultu... Ampliar

Comprar$ 79.00

Escuchá Radio De Tango

En primera persona


Lo que siento tiene una fuerza arrolladora que tiende a querer escapar de mí y hacerme explotar en mil pedazos. Como si los sentimientos, fueran un volcán en estado de latencia pero en constante alerta. Sin embargo, las palabras se convirtieron en un canal alternativo, una salida lateral ...




Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Inadvertido II



Caminabas de su mano por el medio de aquella calle de adoquines; como parte del ritual que llevabas a cabo cada noche –pero con diferente protagonista- tomabas de un sorbo todo el contenido de la copa y luego, muerta de risa arrojabas la copa vacía para que se hiciera trizas contra el cordón de la vereda. Besaste a tu amigo larga y apasionadamente, de la única manera que sabías besar. Y yo me relamía pensando en todos los besos que me darías. Caminaron juntos por el medio de la calle esquivando algún que otro coche que te alertaba a bocinazos que te corrieras de su camino. Llegaron a la puerta de tu departamento, lo invitaste a subir. Lo invitaste... como si tuviera opción ¿existe alguien capaz de resistirse a pasar la noche con vos?
Y ese, al que presentaste a todo el mundo como “tu amigo” subió torpemente por la antigua escalera de mármol. Sabía que aquellos enormes y legendarios bloques de piedra blanca inmaculada eran tu debilidad. Perdías horas pasando cuidadosamente un trapo húmedo, escalón por escalón. Luego los frotabas uno por uno con un trapo seco. Nadie sabía, de que de vez en cuando te sacabas la bombacha y te sentabas en uno de los escalones. Nunca entendí ese extraño placer que te producía el frío del mármol sobre tus nalgas. No pude evitar reír cuando reprendiste con dureza a tu amigo, quien apresurado por llegar a tiempo a cumplir con las obligaciones de la pasión, comenzó a subir la escalera sin limpiarse meticulosamente la suela de las botas en el felpudo que habías colocado detrás del umbral de la puerta.
La puerta se cerró. Me senté en el umbral para poder escuchar mejor los pasos alejarse con cada escalón. Prendí un cigarrillo. Tras las cortinas de tu habitación se dibujaban las siluetas de su cuerpo apoderándose del tuyo. Fumé la última pitada y arrojé la colilla al agua acumulada junto al cordón de la vereda de tu casa. Esta vez no pude tolerar ser el espectador de ese ritual que tantas veces había observado. Me consolé pensando que pronto sería yo quien dejara en cada escalón de la inmaculada escalera de mármol marcadas las pisadas.
(Continuará)



Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
14/06/08 | 11:05: La Condesa dice:
Te invitamos a ver las últimas 2 funciones de La Condesa sangrienta de Alejandra Pizarnik en el Espacio Teatral del borde, chile 630 domingo 21hs, podes hacer tu reserva al 4300-6201.Apurate el libro está por cerrar sus páginas
lacondesas@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2017- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS